//Hablamos con gente que se excita con el material de papelería: así es el ‘stationary fetish’

Hablamos con gente que se excita con el material de papelería: así es el ‘stationary fetish’

Hablamos con gente que se excita con el material de papelería: así es el ‘stationary fetish’

¿Recuerdas con cariño el momento de renovar el material escolar? ¿Todavía esperas con ilusión la excusa de comprar un simple bolígrafo para adentrarte en el colorido paraíso de una papelería? Cualquiera puede verse afectado por la fiebre del stationary fetish: aficionados y profesionales de las Bellas Artes, la arquitectura, el diseño, estudiantes de toda índole se ven rendidos y embelesados ante el espectáculo de una papelería. No es necesaria ninguna condición especial para disfrutar de la agradable experiencia que proporciona este tipo de establecimiento. Adentrémonos en las claves de un placer tan concreto y exquisito, recreémonos en las sensaciones, imaginemos de la mano una pared toda cubierta de minas ordenadas de menor a mayor grosor.

Seguir leyendo.


Hablamos con gente que se excita con el material de papelería: así es el ‘stationary fetish’