//Cómo aprendió el imán a ocultar su radicalización

Cómo aprendió el imán a ocultar su radicalización

Cómo aprendió el imán a ocultar su radicalización

Abdelbaki es Satty, el imán de la célula de Barcelona, radicalizado desde hace al menos una década, tuvo buenos maestros para pasar desapercibido y no despertar sospechas entre sus fieles y vecinos de Ripoll. Su mejor maestro fue Mohamed Mrabet, de 48 años, un carnicero barbudo de Vilanova i la Geltrú, casado con Kdadija Virginia Pood, una inglesa convertida al islam, una mujer de familia noble educada en la universidad de Londres, culta y refinada que en 2008 cubría su cabeza con un pañuelo y evitó estrechar la mano de este periodista porque se lo prohibían sus creencias.

Seguir leyendo.


Cómo aprendió el imán a ocultar su radicalización