//El rastro perdido del ‘cerebro’ de los atentados

El rastro perdido del ‘cerebro’ de los atentados

El rastro perdido del ‘cerebro’ de los atentados

El rastro del presunto cerebro de los atentados de Barcelona conduce a una pequeña aldea montañosa rodeada de cultivos de kif. La madre de Abdelbaki es Satty, el imán de Ripoll acusado de adoctrinar a una decena de adolescentes que cometieron el mayor atentado yihadista en España desde el 11-M, se resguarda de la mirada de los curiosos en una casa de dos plantas empotrada en una ladera, a un lado de una carretera de cabras. En la parte trasera, el único de sus hijos que todavía vive con ella ha encendido una hoguera. Los pocos que quieren decir algo sobre su tristemente célebre vecino creen que la familia está echando al fuego los pocos recuerdos que tienen de alguien que nació en este lugar remoto hace más de 40 años.

Seguir leyendo.


El rastro perdido del ‘cerebro’ de los atentados