//El recuerdo imborrable de Puerta

El recuerdo imborrable de Puerta

El recuerdo imborrable de Puerta

Antonio Puerta (1984-2007) tenía el sueño de jugar algún día en el Manchester United. Vivía una fantástica realidad en el Sevilla, el equipo de su vida. El 25 de agosto de 2007, en el minuto 28 del partido de Liga ante el Getafe, Puerta se desvaneció en el área del Gol Sur del Ramón Sánchez Pizjuán. Se levantó y se marchó al vestuario, donde volvió a desplomarse. Tres días después moría. Hace justo 10 años. Se marchó el futbolista al que el sevillismo siempre recordará por su zurdazo al Schalke en las semifinales de la Copa de la UEFA de 2006 que abrió el camino para la conquista de la Primera Copa de la UEFA ante el Middlesbrough. Vino después una década de grandeza en el Sevilla, transformado desde aquel gran disparo de Puerta. La “zurda de diamante”, como se le conocía, debutó en el Sevilla debutó en marzo de 2004 en un choque ante el Málaga, de la mano de Joaquín Caparrós. En tres años se consolidó como uno de los puntales del equipo. Ganó cinco títulos (dos Copas de la UEFA, una Copa del Rey, una Supercopa de Europa y otra de España) y llegó a ser internacional absoluto con Luis Aragonés en un choque ante Suecia. En su menta tenía la Eurocopa de 2008, donde triunfaron los futbolistas de su hornada, caso de Silva, Iniesta, Cesc, Silva o Sergio Ramos. “Diez años, querido hermano, 10 años desde que nos dejaste”, ha escrito el propio Ramos en su cuenta de Twitter como el primero de una serie de mensajes en recuerdo de su amigo y compañero. “Diez años de eternidad” o “Diez años de eternidad” son otros de los comentarios del campeón del mundo en relación a Puerta.

Seguir leyendo.


El recuerdo imborrable de Puerta