//Un hotel para recibir a los inmigrantes con los brazos abiertos

Un hotel para recibir a los inmigrantes con los brazos abiertos

Un hotel para recibir a los inmigrantes con los brazos abiertos

El nombre lo dice casi todo. Un hotel para inmigrantes. Hubo un tiempo, no tan lejano, en que los extranjeros eran recibidos con entusiasmo y un Estado entero se volcaba para tratarlos bien, para convencerlos de que se quedaran a poblar unas tierras ricas y necesitadas de mano de obra. Ese Estado era el argentino, y el lugar de la escena que impresiona vista en la era de Trump es el puerto de Buenos Aires. Ahí, a pocos metros del muelle donde atracaban los barcos que venían de Europa repletos de campesinos italianos y españoles, se conserva intacto un inmenso edificio construido expresamente en 1911 como hotel de inmigrantes y utilizado hasta 1953 para “recibir, orientar, cuidar y alojar” a las decenas de miles de personas hambrientas y desarrapadas que llegaban atraídas por el sueño americano.

Seguir leyendo.


Un hotel para recibir a los inmigrantes con los brazos abiertos