//Ecos de turismo político desde la quinta provincia catalana

Ecos de turismo político desde la quinta provincia catalana

Ecos de turismo político desde la quinta provincia catalana

En la Grand Place de Bruselas, el mayor atractivo turístico de la capital belga, convergen estos días dos tipos de visitantes. Los que vienen a ver a Magritte y los edificios del barrio europeo, y los que arriban al encuentro de Puigdemont y a clamar contra los ocupantes de los inmuebles comunitarios, tan reacios a cualquier concesión al nacionalismo. “Esto no es una pipa”, tituló el artista belga un cuadro en el que pintó una pipa. “Esto no es democrático”, dice Puigdemont sobre la acusación emitida por jueces de una democracia.

Seguir leyendo.


Ecos de turismo político desde la quinta provincia catalana